Cuando la periodista Marta Vilas descubre el cadáver de un motorista flotando en aguas del puerto vigués de Berbés, no podría imaginar que el pequeño juguete que el asesino escondió en el bolsillo del muerto está a punto de cambiarle la vida. Aquel click, de las primeras series de la desaparecida Famobil, es el único hilo que parece unir este asesinato con el del guardia civil rescatado por un pesquero de Cangas. Y con los cadáveres que, en los días siguientes, irán apareciendo en la Ría de Vigo. Pero nadie más lo sabe.