En una aldea de Jaipur (India) nace Lila, y su madre, que era bruja, muere en el parto. La tradición dicta que las madres deben matar a sus niñas recién nacidas, si no han parido antes un varón, pero la situación de Lila es diferente y serán las dos abuelas quienes se disputen el destino del bebé./b La paterna la quiere matar pero la materna sospecha que Lila ha heredado los poderes de su propia hija y se ofrece a criarla. Su consuegra, cegada por la ira, le echa una maldición: en cuanto ame a un hombre, este morirá. Una maldición que su abuela materna compensa: podrá encontrarlo en el extranjero. Así empieza la historia de la Bruja de la Luna Plateada.
Lila, huyendo de la maldición que marca su nacimiento, emprenderá un periplo que acaba en España en el primer tercio del siglo XX. Siempre buscando el amor, empleará sus poderes mágicos para el bien y todo aquel que se cruce en su camino quedará tocado para siempre.