Sevilla, siglo XVI. La Inquisición descubre la existencia de un foco erasmista,y la implicación de la comunidad del famoso y erudito Monasterio de San Isidoro del Campo. Tres terribles autos de fe crean el terror en la ciudad. Mientras arde la semilla maldita, varios monjes huyen hacia la Europa reformada, entre ellos los clérigos que luego traducirán la famosa Biblia del Oso, primera versión al castellano de los libros sagrados y obra condenada por la Inquisición.También entre los luteranos, anglicanos y calvinistas, ellos mismos volverán a ser perseguidos por su humanismo heterodoxo, por pensar y atreverse a leer lo prohibido, por seguir el más nuevo espíritu de su tiempo en la época de las intolerancias religiosas.